1350661203.jpg

Signatura 400

  • Paginas8
  • AutorSophie Divry
  • Valoración8

Sinopsis

Ni tan siquiera tiene nombre. Y es que cualquiera charla con su, cuando no sea para consultar libros en préstamo. Su consuelo: las lecturas buenas (siempre y en todo momento de autores fallecidos) y ser rodeados de los seres todavía más tristes que. Pasa los días que ordenan, clasificando, poniendo signaturas. No piense para ser bibliotecario, mas descuidado las oposiciones por un hombre. Ahora el amor le semeja una pérdida de tiempo, un desorden infantil. Claro que el deseo es muy traicionero, y salva ciertos pendientes en el cajón.

Prefiera la sección de historia al de geografía, allá en el sótano de una biblioteca de provincias, dónde lleva el medio de la vida, donde ya comienza para ser viejo, mas el anonimato cuando menos le entrega venganzas pequeñas. Del que quizá solo percata. Pues, además de esto, del orden de la biblioteca cifra las jerarquías de la vida: el del rico y el pobre, el privilegiado y el subalternos, los que tienen un amor y los que núm. P ero Cuando no hay cualquiera, en qué momento la biblioteca está cerrada, aun puede – y saber- darle voz a su neurosis, a sus ansiedades, al vértigo del saber novelesco. Y entonces descubrimos que el neuróticos puede ser narradores buenos, cosa ningún tan evidente. Cosa que tal vez conseguir, singularmente, el bueno fingidores, los escritores que da vida a los caracteres buenos. Solo le quede, entonces , la literatura. Para elevar , afirma. Los libros, los libros buenos. Y tal vez, asimismo, los lectores buenos, aquello va a la biblioteca en busca de algo más de calentar o bien orear condicionado, y aquello da vida a las historias grandes, como el monólogo breve de esta mujer intrascendente, aquello relaciona su desencanto con acritud y humor. O bien es un diálogo? O bien quizá la cuestión ha sentido? Un texto bello que, naturalmente, demanda todas y cada una de las lecturas del planeta. La primera novela publicada de Sophie Divry, aquello tiene treinta años, vidas en Lyon y esperemos redactar y publicar considerablemente más.