1128978704.jpg

Olympo

  • Paginas6
  • AutorDan Simmons
  • Valoración6

Sinopsis

La historia del asedio de Troya (Ilión), reconstruido en un futuro lejano con elementos de ficción de ciencia: los dioses son posthumanos aquello tiene de una “tecnología” cuántica divina, la Montaña Olimpo es en M. y los robots nuevos “moravecs” de sobra lejanos del cinturón de interés de asteroides por el insólita actividad que observa en el planeta colorado. Mientras, los últimos humanos en la Tierra viven un insípida vida de “eloi” bajo la vigilancia atenta y supervisión de algún enigmático voynix de origen ignoto. Los elementos para la revisión más inteligente de la aventura más tradicional la épica humana está servida.

Dan Simmons sorprendió a todo hace prácticamente 15 años con la reconstrucción en clave de ficción de ciencia de los Cuentos de Canterbury de Chaucer, en esta serie fantástica que empezado con Hyperion. Ahora osa a revisitar otro tradicional incontrovertible como el Ilíada de H. en la serie nueva y increíble formada por Ilión y Olimpo. Generalmente parcela de la novela, asiste al desarrollo del asedio de Troya guió de la mano de Thomas erudito Hockenberry. Trata de un carácter enigmáticamente revivido y presente en este M.

del futuro cuya Montaña Olimpo ha transformado en la morada del posthumanos quienes, con nombres como Zeus, Palea Atenea, Labres y otros ya sabidos, comporta como los dioses de la saga homérica. Hockenberry Tiene agrada la misión comprueba si qué sucede delante de las paredes de Troya ajusta exactamente al contados por H. y, de la distancia del estudioso, nos doy, por si fuera poco, un sugerente la lectura comentada del Ilíada. Una novela absorbente, fruta de la maestría de un escritor con registros múltiples y de insólito talento, Ilión tiene una estructura narrativa inteligente que bases con brillantez en entre los mitos literarios grandes de la humanidad: el Ilíada de H., mas con la presencia de progresivo y referencias literarias sólidas que va de En busca del tiempo perdido de Marcel Proust, hasta El tempestad de William Shakespeare.