398478892.jpg

La rueda del tiempo (Vol. 1-12)

  • Paginas8
  • AutorRobert Jordan
  • Valoración8

Sinopsis

En una Era que es ya mito, pasado más de tres mil años del periodo en aquel comienza el desarrollo de la parcela, la humanidad vivida en un periodo de paz y prosperidad, las guerras parecieron olvidadas, no hubo ejércitos y combinó armónicamente un desarrollo tecnológico alto y un amor por el sabiduría. Como el factor central de la armonía social era la hermandad Aes Sedai, hombres y mujeres que empleó el regalo de la Fuente Cierto en beneficio de todo, de ahí su nombre que medio ?Siervos De todo?. Mas en la mitad de este idílica periodo, la soberbia del hombre ocasionó el resurgimiento de un viejo malo, un cuerpo que era desterrado por el Autor a una cárcel fuera del tiempo y del espacio a principios de las Eras.

La Obscuridad era parcialmente liberada de cárcel dicha y ciertos miembros más potentes de la hermandad influyente del Aes Sedai vio tentado por promesas para ser capaces a y inmortalidad, abandonando el ruta de la Luz. De esta forma, el Renegado ?O Escogió, cuando llamaron a él mismos? Empezaron una ola de guerra y destrucción salvajes para hacer con el poder. Tras un periodo de años duros de desolación que devolvió a la humanidad el peor de él mismo, el líder del Aes Sedai, Lews Therin Thelamon, sabido como el Dragón, decidido para solucionar el enfrentamiento en una maniobra peligrosa. Reúna al centenar hombres más potentes y dirigió un ataque con el propósito para cerrar otra vez la cárcel. Consiga su propósito, dejando atrapado al Obscuro y al traidor Aes Sedai, mas a un coste alto. El contraataque de la Obscuridad contaminó el Saidin, la parte masculina de la Fuente Cierta. Poquito a poco, todos y cada uno de los hombres capaces a cilindro aloquecían de forma horrible, destrozando todo qué había a su alrededor. De esta forma comience el Periodo llamado de La Insensatez. El planeta estuvo sacudido en sus fundaciones; cambiaron las fronteras; dónde ya antes había vacío, ahora había mares; dónde ya antes había puertos, ahora solo quedó las conchas vacías de los navíos encallados; dónde ya antes había planicies ahora había cadenas montañosas. Los pueblos enteros vieron forzados a un desolador destierro; la mayor parte de la población fallecida en agonía lenta. Una vez que siglos de dolor, la humanidad era poco a poco recuperando; volvieron para surgir naciones y también imperios, mas ya en lo más mínimo era tan ya antes. Mucho haya perdido en aquel periodo de insensatez y destrucción. La hermandad Aes Sedai, ahora compuesto solo por mujeres, era una sombra pálida de qué había sido. Y es ahora, tres mil años tras el Periodo de la Insensatez, en qué momento todo ha devenido en mitos y leyendas, un viejos premonición las compras poco a poco más mira para transformar en un espantosa realidad.