1089239359.jpg

La mirada indiscreta

  • Paginas6
  • AutorGeorges Simenon
  • Valoración6

Sinopsis

Es un tópico asevera que al solteronas les agrada espía por la ventana y oír tras las paredes a sus vecinos. Y, cuando es natural, en ocasiones llevar sorpresas ningún siempre y en todo momento agradables. Mas el solterona indiscreta de Georges Simenon no es completamente como el otro. Y no es lo pues Simenon es un observador bueno del ánima humana y sabe que, tras el estereotipo, siempre y en toda circunstancia oculta alguien singular, un ser solo. Dominique Salès lleva una vida sosa recluida en su piso humilde. En la habitación de al lado vidas, en alquiler, un par joven cuya vitalidad excesiva lo perturba y, delante, del otro lado de la calle, levanta , retando, la mansión del Rouet. La existencia de Dominique nutre del del otro, merced a la vigilancia rigurosa al que les tiene sometió. Mas, pese a que en lo más mínimo semeja para trastocar el orden mortecino de las cosas, un día Dominique sorprende un hecho infrecuente ?Y muy comprometedor? En la mansión de delante. De este instante Dominique va ser presa de exactamente las mismas ansiedades de placer y libertad que enfervorizan a Antoinette Rouet y, en qué momento los vecinos de al lado debe desplazar a otro lugar con su dicha a pendientes, los sucesos van a caer en catarata en el Dominique pobre, el que, delante del vacío aquello lo rodea, va para tomar radical mide aquello quiénes saben dónde lo va a conducir. Cuando asevera uno de sus biógrafos más reputados, el Patrick británico Marnham, el año mil novecientos cuarenta y dos era el menos productivo en el paseo literario de Simenon.

Deba no único a las circunstancias ? Francia estuvo ocupada por los alemanes?, mas a aquello, a fines de mil novecientos cuarenta y uno, había sufrido inconvenientes cardiacos graves que le forzó para salvar el resto más absoluto.

Sin embargo, escriba «La mirada indiscreta» en el mes de junio de mil novecientos cuarenta y dos, pese a que el libro no publicó hasta el momento en que mil novecientos cuarenta y cinco, con la intención de la guerra.