834394110.jpg

El vértigo

  • Paginas6
  • AutorEvgenia Ginzburg
  • Valoración6

Sinopsis

Evgenia Ginzburg, con 32 años, miembro del Partido Marxista y maestro de Historia y Literatura en la Universidad de Kazán, negado para opinar, en el mes de febrero de mil novecientos treinta y siete, qué ya era evidente. Un par de años ya antes, el homicidio de Kírov había marcado el comienzo de las sospechas y el interrogantes sobre las purgas grandes en el pecho del partido bolchevique.

El siete de febrero de mil novecientos treinta y siete, en qué momento Evgenia recibió el primer golpe en qué momento siendo expulsado del partido, Stalin ya había instalado la maquinaria siniestra de represalias brutales bajo las acusaciones más increíbles. El más peligroso, incluso de este modo, fue la forma en aquellas millones de rusas contribuyó, en grado grande o bien más bajo, para nutrir un sistema del que asimismo terminaría ser pasto. Evgenia Precisó un tiempo para comprender hasta el momento en que dónde estuvo debido llevar esta insensatez los líderes del dispositivo ideológico. Mas la realidad impuso : en el mes de agosto del año en curso mismo, tras múltiples meses de encarcelamiento y también interrogatorios extenuantes y atroces, fue comunicó su condena: diez años de trabajos forzaron. Su primer destino era un enana la célula dónde pasaría un par de años. De entonces, y hasta el cumplimiento total de su condena, Evgenia relaciona un aventura de apetito, frío, enfermedad y terror. Sumergido en un cosmos concibió para torturar a miles y miles de humanos, Evgenia remordimientos por ha no sabido de prever a qué contribuido con su fe en el partido. En el abismo todos son víctimas y culpables, mas en qué momento uno es víctima, por lo menos conserva el respeto por él mismo. Tras su liberación, Evgenia Ginzburg va a quedar en Siberia, el averno helado dónde cumplido la parte más grande de su condena, para aguardar a Anton Walter, médico alemán del aquello tuvo enamorado.

No pueda retornar a Moscú hasta el momento en que mil novecientos cincuenta y cinco, y fallecido en mil novecientos setenta y siete sin llegar para poder ver publicado sus memorias en Rusia, donde siempre y en todo momento circulado de forma furtiva.