2031471122.jpg

El día que murió Chanquete

  • Paginas7
  • AutorJosé L. Collado
  • Valoración7

Sinopsis

Sentado en el café del aeropuerto, J. espera a Barry. Cruza su cabeza el dea que no aparezca. Inconvenientes familiares de última hora, temor a la aventura aquello está a puntito de para iniciar. Mas, de qué manera llegue él a Irlanda? Quedan pocos minutos para embarcar, tiempo de más para rememorar. Rememorar de qué manera descubierto por qué razón comprado siempre y en toda circunstancia la leche en botella y jamás en tetrabrick, o bien por qué razón preferido un vaso a un vaso de tubo: las curvas eran la respuesta. Sí, les le agradaron las curvas y los hombres acolcharon, los osos y el chubbies, los osos cariñosos y, sin saber aun por qué razón, Chanquete. Y de qué forma decida que deba ser capaz de distinguir entre amor y sexo. Y qué, pese a todas y cada una de las amonestaciones, un día enamoró. De Enric. Y de qué manera Enric era inútil de responder a este amor. Y de qué forma los tópicos tienen algo de verdad: el tiempo lo cura todo. Ahora, asilado sentimentalmente en un país que difícilmente osos, debe emprender una escapada iniciática. No para él mas para Barry, practicante tarde y incluso de esta forma aventajado. Un fin de semana en la ciudad de Londres, sin coste de todo backlink. Qué no puede imaginar, mientras que mira el reloj pues el tiempo pasa y Barry no aparece, es que la historia va para reiterar pese a que, esta vez, los papeles están cambiados.«Eclecticismo. J. L. Collado Es un leal soldado de esta marca y no le importa confesar que igual ha sido capaz a él repercusión el Nietzsche de Zaratustra que La historia inacabable de Michael Ende. En el libro nada con idéntico naturalidad El Grecas y la Red Chiles Calientes o bien Puccini, Audrey Hepburn y T. (el malo).

Y así es como en este melé, en este batido y batiburrillo acelerado y orate de nuestras urbes grandes y pequeñas, en Valencia, Barna o bien Dublín, las calles por donde discurre este libro global y ferozmente posmoderno, mezcla familias infelices y osos tiernos promiscuos.»Jesús R.