1897831961.jpg

Diarios 1984-1989

  • Paginas8
  • AutorSándor Márai
  • Valoración8

Sinopsis

Festejado por su insólito talento para reflejar en sus novelas el esplendor y crepúsculo del humanismo centroeuropeo, y testigo meticuloso de los sucesos grandes que conmovieron Europa en la primera mitad del pasado siglo, Sándor Márai vio de qué manera su trabajo quedó apartada al olvidar tras desamparar la Hungría marxista en mil novecientos cuarenta y ocho. Tras un azaroso exilio que lo llevó a la urbe californiana de San D., lejísimos de la Europa vieja, pasó sus últimos años en un aislamiento prácticamente absoluto. Privado de su público natural, Márai escribió 5 de los 6 volúmenes de sus diarios en el exilio; el último, redactado entre mil novecientos ochenta y cuatro y mil novecientos ochenta y nueve, es un testimonio emocionante y profundamente enternecedor de un hombre decidió encarar sin miramientos con la muerte. Memorias personales alternas, instantáneos reveladoras de la vida diaria, con comentarios en temas diferentes de actualidad y objetivo en la lectura y la labor para redactar, el creador húngaro grande ?Aquello resalta por el poder de su palabra y el perfecto lucidez de su psique? Transforma en observador inexorable de su deterioro físico propio y relata, sin embellecerlo, la última obra de su existencia: la enfermedad y muerte de su mujer amada, Lola Matzner, con el que a lo largo de 62 años había compartido lo todo.

Márai medita En el luto y la soledad, poco a poco más inaguantable, al paso que prepara para el instante final: « Estoy a la espera la llamada a filas; no me doy prisa, mas tampoco deseo postergar en lo más mínimo por culpa de mis dudas. Ha llegado la hora». Semanas escasas tras esta anotación, Sándor Márai saca la vida con un disparó. Diarios, mil novecientos ochenta y cuatro-mil novecientos ochenta y nueve, primer volumen de los diarios que traduce al de España, me nos acerco al Sándor Márai más íntimo y desgarrador, al hombre que, reconciliado con el inminencia de la muerte, pasa gaceta a sus intereses más profundos y esenciales.