1526296313.jpg

Cuentos y notas

  • Paginas8
  • AutorRafael Delgado
  • Valoración8

Sinopsis

En los de R. avisos Delgados o bien descubre la repercusión de los de A. Daudet, maestro en el género, cuando fue asimismo exactamente en qué podríamos llamar el altos, la novela grande.

Muy sabido es que Daudet, ya antes de elevar á las esferas superiores en aquel llegue á ser una estrella de primera magnitud, fue un fabulista exquisito, y que las Letras de mi molino», las Letras á un ausentes» y los Cuentos de la forma» de lunes, para decirlo de este modo, el pórtico bonito del templo de su gloria literaria, y todos saben asimismo que su habilidad para esculpir trabajos maestros pequeños, cuando afirme Zola en qué momento estudiándole, preocupado á sus amigos en qué momento intente ensanchar el espacio en aquel su espíritu hubo cernido, o sea, en su ascensión del cuento á la novela.

Aquella preocupación desvanecióse muy puntual; el afable provenzal mostró que en sus cuentos habían ejercitado sus fuerzas como preparación precedente para emprender compañías de respiración larga. De esta manera R. Adelgaza ?En de quién «avisos» de Cuentos , cuando terminamos para apuntar, la repercusión de la lectura ventajosa de los de Daudet? Pruebe sus fuerzas, ejercitó sus facultades en páginas que era feliz vaticinio de gloria más perdurable que el que consigue el creador de fácil cuentecillos sin la trascendencia ética tampoco literaria. Son en sus esbozos de roturas grandes de noveles; mas esbozos primorosos, cuando los que los pintores no llegan á movimiento á cuadros de des grandes y que, incluso de este modo, por la maestría con aquel tiene sido localizado, por el refulgente de su color, por la pureza de sus líneas, por la expresión de sus figuras, dignos de aparecer en una galería artística, y con efecto, aparece en su al mismo tiempo, o bien por lo menos entre las copias predilectos del «amateurs «» aquello sabe para descubrir y admirar las excelencias de los trabajos aun inacabadas. El vulgo y los que sin ser parte de él no haber incluso de este modo el ojo ensayó tampoco la intuición reveladora de la belleza estética, no puede entregar cuenta de qué medio en las esferas del arte literario un narration episódica, muy breve, á tiros grandes, y que versa en un sujetos que, á qué opinar, solo podría ocupar al autor que le dio relevancia sin merecerlo. Ningún de esta forma los que tienen la capacitad para leer entre líneas, y á quienes sufijos que les empiece un concebido para darle todo el desarrollo que es susceptible.

Para estos, no pasa desapercibido el donosura de la lengua, la verdad de las descripciones, la pretensión, la ética del cuento, o bien era la educación que sin dogmatismos ni imposiciones cierra en sus límites estrechos. En las páginas de era el libro hallará su suficientemente mostró lectores la justicia de las observaciones que para apuntar llegada con respecto al género literario que de puntos tan distintos pueden ser estudiados, que aspectos tan distintos recubre, que ideas tan diferentes notifican y exactamente en qué, por su dificultad misma que tanto le asimila con la novela, está comprendido los temas múltiples que la vida humana y la forma de ser de la oferta de sociedades al escritor para ejercitar sus facultades; ya le conducen estos á la observación atenta y transferencia leal de la naturaleza, o bien al análisis sicológico, bien el romance enternecedor o bien á la sátira buena y punzante. No son menudencias, ni baladís, tampoco insignificantes chistes los cuentos, por breves y ligeros que son, debidos á a plumas especialistas les agrada el de R. Adelgaza. En aquellos aquellos menores atractivos semejan para tener, siempre y en todo momento hallará la manera deliciosa, el sabor exquisito de una prosa tradicional y el chispazos del ingenio.