330405872.jpg

Crítica de la religión y del Estado

  • Paginas6
  • AutorJean Meslier
  • Valoración6

Sinopsis

Jean Meslier era entre los espías mejores de la Historia.

Educado en la religión católica, sacerdote de los veintidos años hasta su muerte al sesenta y cinco, en mil setecientos veintinueve, Meslier osó para romper el grande tabú: afirme alto y aclarar aquel Dios no existe, que la religión es una fantasía, una patraña, inventado para oprimir y explotar al pueblo. El creador de memoria contra la religión estuvo considerada por los pensadores del siglo XVIII como un revolucionario y entró en los libros de Historia como el padre del ateísmo. A lo largo de más de cuarenta años, en su parroquia de Etrépigny, norte de Francia, Meslier escuchó con paciencia las confesiones de los pecados supuestos de la congregación. Sus formas eran pocas ortodoxas y la nobleza local acostumbró a para renegar de él, pese a que cualquiera había imaginado la vida doble de este hombre de Dios. En lo más mínimo más sacar el sotana aquello vestido de día, Meslier aprovechó las noches para leer todo qué apartados de la Sagrada Escritura. Desmenuce a Montaigne, Pascal, Séneca, Descartes y Fénelon ?Teólogo de referencia de la Francia de los siglos XVII y XVIII?, y escriba el suyo con un fin solo: aquello las personas consiguen “la razón y la verdad” para “vivir dichosamente”. Meslier Va al grano: la religión es “una invención y una corporación puramente humana”; en la religión “es la fuente cierta, el origen cierto de los males que perturba el bien en la sociedad humana y aquello que los hombres son infelices”. Y no olvida de los sacerdotes, aquello “engaña y desvestir taimadamente de sus recursos” al pueblo. El trabajo podría parecer un pasquín lleno de soflamas escrito con el rencor de un hombre que arrepiente de su vida. Mas la memoria contra la religión es en lo más mínimo de este. Son más de setecientos páginas (en la edición publicada por Laetoli) que desconstruyen uno por uno, con razonamientos teológicos, cita filosófica a Platón, examina el Evangelios las fundaciones de la fe.